TERAPEUTA PSICOTERAPIA



4523-9207 / 15-5849-7837
centroanteroos@gmail.com
mapa del sitio
home

 










Terapia Niños

Articulos:

  1. ¿Qué necesita un niño para su crecimiento?
  2. Desarrollo normal del niño
  3. Agresividad y crecimiento
  4. ¿Qué es la terapia para niños? Tratamientos
  5. Los niños y el divorcio
  6. Desordenes psiquíatricos graves / Preguntas acerca de los medicamentos
  7. Problemas por los segundos matrimonios
  8. El niño adoptado
  9. El niño autista
  10. Maltrato infantil
  11. Los niños que se niegan ir a la escuela
  12. Los niños y la muerte de un ser querido
  13. Abuso sexual a los niños

Para mayor información dirigirse a los artículos de “psicología infantil

  1. Trastornos del lenguaje
  2. Trastornos del sueño
  3. Trastornos de la alimentación
  4. Trastornos psicosomáticos
  5. Trastornos del comportamiento
  6. Fracaso escolar
  7. Fobias
  8. Obsesiones y compulsiones
  9. Depresión infantil
  10. Psicosis infantil
  11. Tratamientos

 

1. ¿Qué necesita un niño para su crecimiento?

El momento de la niñez es un momento fundamental en la vida de todo ser humano porque, así como biológicamente si falta un nutriente, el cuerpo se puede resentir de por vida, así la personalidad de la personas puede adquirir cualidades que pueden complicar el futuro.
Los niños necesitan:

  • “Ser sostenido”, recibir apoyo física y emocionalmente: miradas, gestos, caricias, que se lo sostenga como al hacer upa o al protegerlo de peligros, etc.
  • “Ser manipulado”, recibir contacto físico: cualquier tipo contacto, abrazos, etc.
  • “Continuidad en el cuidado”: necesita reglas de juego claras persistentes, hábitos establecidos que se repitan diariamente.
  • Limites claros y firmes, reglas y ordenes que ayuden a prevenir peligros auténticos.
  • Nacer del amor o reconocimiento del lugar valioso tanto del hombre como de la mujer (los padres). Esto tiene por efecto que el niño crezca bajo la mirada en relación de los mayores que están bajo su cuidado. Aclaración: Esto no requiere de la convivencia de los padres.
  • Jugar con el niño a juegos de persecución (perseguir y ser perseguido), construir y destruir, juegos que surgen naturalmente  si se destina un tiempo para interactuar con el infante.

Los cuidados dados por los padres facilitan la construcción del sentimiento de si (la autoestima).
A partir de los dos años aproximadamente, comienza un proceso de “distanciamiento” con respecto a la madre, en donde el padre va tomando cada vez mayor protagonismo.
Un error muy común: Si bien el cuidado del niño es lo primero, el vínculo con el niño no debe tener prioridad sobre la relación entre los padres. Justamente, como se mencionaba anteriormente, una de las cosas mas nutritivas para el niño es “alimentarse de la relación existente entre los padres”. Se podría decir que el cuidado del niño es lo urgente, pero lo importante es la intimidad de la relación entre los padres. Esta intimidad se ve invadida si al niño se le da prioridad sobre el vinculo con el conyugue.
El vínculo con el niño es recomendable que esta teñida de presencia, atención, actitud receptiva, contacto visual, físico, escuchar, aceptación y aprecio.
Por ultimo, algunas necesidades emocionales de los niños:

  • Realización personal y ser productivo.
  • Pertenencia y vincularse
  • Ser distinto, construir su individualidad
  • Saber que esta bien cometer errores.
  • Poder decir “no”, poder tomar decisiones
  • Tener valores, creencias, ideales, encontrar modelos.

Cuando debemos hablar demasiado con una persona, la relación no es buena. El contenido de la comunicación esta  supliendo  la falta de relación. La comunicación se realiza verbal y gestualmente. 
Hay doce obstáculos que interrumpen la comunicación:

  • Ordenar y mandar
  • Advertir y amenazar
  • Moralizar y sermonear
  • Aconsejar y dar soluciones
  • Persuadir y discutir
  • Juzgar, criticar, culpar
  • Alabar, aprobar
  • mentir
  • Ridiculizar
  • alentar, consolar de maneras inapropiadas; No tienes porque estar triste; no tienes porque llorar...
  • interrogar cuando se debe responder
  • desviar la comunicación, el tema de conversación.

2. Desarrollo Normal del Niño

El crecimiento es un movimiento cíclico de metamorfosis que implica pasar por distintas crisis. Esta crisis implica una perdida de “lo anterior” para poder iniciar un proceso de integración que si bien abarque lo “viejo”, es totalmente nuevo.  Abandonar lo viejo significa afrontar una perdida, es un duelo. Para llevar a cabo un duelo adecuadamente es necesario
Etapas de desarrollo:

  1. Hasta los dos años: en esta etapa y a partir de los cuidados recibidos, el niño aprende a confiar o no en el mundo y los otros. Se trata generar en el niño el sentimiento de “ser amado y protegido”: recibir alimentos, sostén, cuidados (incluso masajes), gestos de afecto, sentirse deseado. Se trata de:”mismo horario, misma persona, mínimo de cambios para evitar el surgimiento de la angustia”. Esto permite generar el sentimiento  de que el objeto cuidador y el niño mismo es permanente, aunque no este presente. Esta permanencia le permite “predecir” al niño: si lloro, mama viene. Ayuda en esta etapa los juegos de aparecer y desaparecer.  Es vital responder a sus necesidades de cercanía, de afectos y de atención. Ayudan en esta etapa el ejercicio físico, la gimnasia, la estimulación sensorial.
  2. De dos a tres años: La pregunta que orienta el crecimiento es ¿Puedo controlar mi propia conducta?  El niño comienza a independizarse al decir “no”: tira las cosas, dice no…es importante dejarlo jugar este juego. Se controla esfínteres, avisa cuando quiere ir al baño, busca que le pongan límites, explora los mismos. Conductas comunes: correr, esconderse, escapar, ira, mucho movimiento, etc. Muy importante es poner reglas de juego y hacerlas respetar siempre. Se desarrollan los diálogos de los “nos”  y los “porque”. Que se le pida saber que piensa, que decide en la medida de las posibilidades por si mismo, que se le estimule la expresión de sentimientos y emociones (amor, miedo, alegría, tristeza, enojo). El uso de la fantasía y el juego es muy útil. Si se le niega al infante, la experiencia gradual de autonomía volverá contra si mismo su urgencia por manipular, no podrá expresar claramente lo que siente, desea o necesita, cuestiones centrales para que se sienta satisfecho, lo cual lleva a la poco autoestima, duda, vergüenza y autorechazo.  Atención: la sobreprotección genera duda, desconfianza.
  3. De cinco a siete años: La crisis central a resolver a través del crecimiento es ¿Puedo independizarme de mis papas y explorar los limites? Las tareas fundamentales de esta etapa son: identificar las diferencias sexuales (lucha con papa para ganar a mama, se tocan los genitales), realizar operaciones mentales concretas (ordenar, contar), desarrollo de una temprana moral, se inician las actividades y juegos sociales (aunque el egocentrismo sigue siendo fuerte). Suelen preguntar sobre todo tipo de temas. Una de las mejores maneras de responderles es.”¿Cuál pensas que es la respuesta?”
  4. De ocho a doce años: Crisis a superar ¿Podré adquirir las habilidades necesarias para sobrevivir y adaptarme? Aparecen los sentimientos de pertenencia a un grupo, el placer por estar con los amigos,  se buscan activamente modelos. Los logros a conseguir a través del desarrollo son: relaciones sociales con personas del mismo sexo (aprende a subordinar sus objetivos a los del grupo, aprende sobre la competencia y la competitividad), desarrollo motriz superior (necesitan probar distintos deportes para saber cual les gusta)

En todas estas etapas es beneficioso el uso de elogios, cumplir las promesas, dar los espacios (físicos y psíquicos) necesarios para la experimentación del niño en un contexto claro y firme de cuales son los limites. 

El crecimiento del niño se realiza a través de los juegos: expresa sus pensamientos, genera sus historias propias, le permite elaborar y practicar el contacto con la realidad en si misma, expresa sus estados internos permitiéndole poder modificarlos, le permite ponerse en una posición activa en relación a situaciones y relaciones que las vive en la realidad en un posición pasiva. La posibilidad de asumir una posición activa es lo que permite generar el desarrollo y crecimiento del niño. En fin: en el juego, se proyectan los conflictos internos. El juego a solas de un niño señala salud emocional: se encuentran procesando sus identificaciones y maneras de vincularse con los demás y la realidad en si.

3. Agresividad y Crecimiento

La agresividad es la energía que nos pone en movimiento para poder dar respuestas adecuadas a nuestras necesidades. Cuando esta energía no sale, no se responde a la necesidad y entonces aparece la frustración y la violencia franca.
El crecimiento es un acto agresivo, en el niño esta vinculada a una fantasía de muerte, mientras que en la adolescencia tiene que ver con una fantasía de asesinato. Paso a explicar: En la rivalidad por el padre de sexo opuesto (en su variante heterosexual), el niño fantasea la muerte del padre. Si fantasea la muerte del padre es porque entiende que el deber ser como el padre (o la madre) para tener su objeto de amor (la madre o el padre según el sexo del niño), pero el padre debería desaparecer. Mientras que en la adolescencia la fantasía se asocia a un asesinato: el adolescente comprende que debe independizarse de la autoridad de los padres, es decir, “asesinarlos en su interior” para poder ocupar él (o ella) mismo, el lugar del padre (o la madre en el caso de ser una adolescente). Ocupar el lugar de los padres para poder ejercer su sexualidad y paternidad  adecuadamente.
Cuando un niño esta enojado consigo mismo tiene la estima baja….el mensaje es “no lo mereces”. En general, la culpa esta involucrada en generar este sentimiento de auto devaluación.
Los monstruos de los niños representan el enojo de ellos, escondiendo así el temor a estar enojados. Rechazar la fantasía o su monstruo significa rechazar al niño.
El infante que no se conecta con el mundo que lo rodea tiene pocas posibilidades de satisfacer sus necesidades porque es a través de los vínculos y el contacto que estos nos permiten realizar que satisfacemos o damos respuesta a nuestras necesidades.
Las frustraciones emocionales suelen expresarse en cinco patrones de conducta:

  • Conducta agresiva y hostilidad
  • Aislamiento y soledad
  • Sumisión-timidez
  • Comportamiento regresivo (comportarse como nos comportábamos cuando éramos mas chicos)
  • Enfermedades psicosomáticas: asma, gastritis, etc.

 

4. Que es la terapia niños. Tratamientos

La terapia niños puede involucrar solo al niño, a un grupo  o toda la familia. El jugar, dibujar, construir, además de hablar son formas fundamentales para expresar sentimientos, conflictos, y elaborar situaciones traumáticas. A veces el tratamiento es combinado con otras intervenciones como medicamentos, o trabajos en la escuela.
El lenguaje por excelencia con los niños es el juego: en el juego el niño encuentra la manera de expresar lo que le sucede, que esta siempre en relación a un vínculo con alguien o situación que la vive como traumática. De esta manera, el juego le permite adoptar una actitud activa ante lo pasivo de la vivencia ante lo que le resulta traumático. Por ej., el niño puede jugar a que cuida un bebe, cuando el cuidado que el recibe de su madre corre riesgo por una enfermedad de ella, o puede jugar a que la madre se va y vuelve para poder superar la angustia de separación que le produce separarse de ella.
La relación con el psicólogo es el niño es muy importante: el niño debe sentirse cómodo, en confianza, seguro y contenido.
En el caso de los niños, la terapia ayuda de distintas maneras: apoyo emocional, resolver conflictos o situaciones traumáticas, a discriminar y expresar  sentimientos, a comprender y para intentar soluciones nuevas para temas antiguos.
Cuando el niño presenta una mejoría, entonces se inicia la etapa de seguimiento: se reducen la cantidad de sesiones y se comprueba su la evolución.
Para los padres y los niños se pueden sugerir algunos ejercicios:

  • Tiempo y fuera: se trata de que el niño haga una pausa, encerrándose en su habitación, de unos minutos luego de haber cometido una falta. Esto es para fomentar la reflexión y la interiorización de las reglas.
  • Sentarse frente a una persona, mirándolo a los ojos y completar:

Yo veo…
Yo me siento….
Yo necesito…
Yo soy capaz…

  • Que el niño haga una lista de 3 a  6 reglas que se cumplen en su casa.
  • Regresar a la infancia y buscar un recuerdo de felicidad. Describir como era el ambiente. Luego, describir un momento de soledad  o de tranquilidad.

Copyright 2005 - Centro Terapéutico Anteroos - Tel 4523-9207 - Cel 15-5849-7837 - centroanteroos@gmail.com