Form Object

 

Articulos Skype Mail Taringa Twitter Blog

 

Foro Anteroos Psicologos_Centro Anteroos_Mapa Notas Psicologicas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AMADAG Asociación madrileña de pánico
y agorafobia.

 

 

Crisis-Angustia-Pánico

Acceda al tratamiento necesario con los psicólogos idóneos evitando cualquier obstáculo para el inicio y sostén del tratamiento:

- Psicólogos con Amplia Experiencia comprobable: asesoramiento sobre la modalidad
terapéutica adecuada según el caso.
- Variedad de Especialidades atendidas.(más info)
-Trabajo interdisciplinario.
Honorarios Personalizados, Adaptados a sus posibilidades.
- Atención Inmediata en su Zona (Capital Federal y Gran Buenos Aires)
Sin límites de sesiones.
- Obras sociales y Prepagas.Obtenga la segunda consulta sin cargo
Los profesionales seleccionados por la institución fueron elegidos por 
concurso de antecedentes
, sobre más de 1800 participantes.
El Centro Asistencial Anteroos atiende a niños, adolescentes, adultos y ancianos.
Formas de atención: individualparejafamiliargruposacompañamiento terapéutico(más info), hospital de día(más info), atención ambulatoria e internaciones.
Los tratamientos se realizan en los consultorios de los profesionales ubicados en las zonas
de Capital Federal y Gran Buenos Aires.

" Vea que es lo que necesita, sientase a gusto, escuche de que se trata" 

Lic. Pablo Canosa. Director
Asociación de Salud Mental. Personería Jurídica. Registro de Prestadores.

Artículos:

  1. Sensaciones temidas en una crisis y su explicación real. LEER

1. Definición de Angustia

Angustia: "Malestar psíquico y físico, nacido del sentimiento de cercanía de un peligro, que se caracteriza por un miedo difuso que puede ir desde la inquietud, ansiedad al pánico, acompañado de sensaciones penosas de orden corporal. Tomando los aportes de la  filosofía, a partir de Kierkegaard y el existencialismo, se habla de la angustia definiéndola como la inquietud metafísica nacida de la reflexión sobre la existencia y sus temas centrales: nacimiento, vida, muerte, sexualidad, enfermedad, etc.".
Se caracteriza por la aparición súbita de aprensión, miedo pavoroso o terror acompañados con la sensación de muerte, miedo a morir.
La angustia se acompaña de un malestar psicológico y cambios biológicos:

    • taquicardia
    • sudoración
    • temblores
    • sensación de falta de aire
    • expectativa de que algo malo va a ocurrir
    • hormigueos, y extremidades “dormidas”, etc.

La angustia se diferencia del miedo ya que éste último está referido a un objeto definido, mientras que en la angustia se teme a algo desconocido, que no se llega a definir. Uno de los objetivos del proceso terapéutico es poder ubicar mejor esto “desconocido” y poder decir algo al respecto.

La angustia se caracteriza por ser un estado en el que no puede permanecerse sino por momentos dado su carácter “insoportable”. Este carácter es justamente lo que posibilita motorizar un verdadero cambio en el ser que permita mitigar este malestar. El problema surge cuando la angustia genera un efecto paralizante.

Es posible hacer una distinción, entre angustia automática y angustia señal. La angustia automática es la reacción que se produce cuando alguien se encuentra en una situación desbordante, traumática de origen externo o interno que lejos de poder dominar o controlar, invade al sujeto en un estado de sufrimiento.

La angustia señal reproduce, en forma atenuada, como un “aviso” la reacción de angustia vivida originariamente por el sujeto en una situación traumática, lo que permite desarrollar los llamados mecanismos de defensa o protección. Es un mecanismo para evitar el desarrollo de la angustia.

La angustia demuestra ser el efecto  del desvalimiento psíquico del lactante, que es el correspondiente de su desvalimiento biológico. La coincidencia de que tanto la angustia del nacimiento como la angustia del lactante reconozcan por causa la separación de la madre. Esto puede ser explicado biológicamente: la madre, que satisfizo originariamente las necesidades del feto, también tras el nacimiento prosigue con esa función a través de otros medios.

El zorro de la fábula de La Fontaine usa otra técnica. La frustración que vive al no alcanzar las uvas le hace decir: "Las uvas están verdes". Esta opción es muy costosa: gastan energía en forma permanente para mantener fuera de la conciencia el deseo de las uvas, el placer de ingerirlas, etc.

La utilización indiscriminada y permanente de los mecanismos de defensa, como si el peligro acechara permanentemente, se traduce en cansancio, falta de energía y de vitalidad, pérdida de alegría de existir y falta de imaginación e impulso.

2. Trastornos de Pánico


Freud fue el primero en describir la sintomatología del ataque de pánico, con sus temores de muerte inminente o de volverse loco, delimitando el síndrome y separándola de la "angustia expectante". Diferenciación que hoy día persiste entre el trastorno de pánico y la ansiedad generalizada (expectativa ansiosa de hipotéticos peligros que el sujeto teme para sí o sus seres queridos)   

En cuanto a las causas del ataque de pánico, cabe destacar junto con los factores orgánicos, una situación subjetiva desencadenada por factores internos (cambios internos, procesos de crecimiento, temas como la muerte, la sexualidad, la culpa, la agresividad) o externos (perdidas, mudanzas, desempleo, crisis relacionales), los cuales provocan una imposibilidad de poder responder a un desequilibrio que subjetivamente es vivido como invasivo, desbordantes, como un exceso de tensión.   

Frente a las manifestaciones corporales de la angustia hay quienes reaccionan con máxima sensación de peligro y otros, a diferencia, no le otorgarán una valoración maligna.

Cada vez que se repitan los ataques se puede padecer de agorafobia: es el miedo padecido por la persona con trastorno de pánico a estar en lugares o espacios públicos donde le es complicado escapar y evadirse para pedir ayuda, en el supuesto (y solo supuesto)  caso en que se aparezca una nuevo ataque o crisis. Entonces, también se siente temor a permanecer en lugares cerrados y  concurridos.   Se puede decir que la agorafobia es la evolución “normal” de un trastorno de pánico. Más tarde,  se puede desarrollar un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) o una depresión.

Angustia señal

Una vez desencadenada la crisis, la aparición de la angustia ya no depende de las causas reales que la originaron,  sino de la evocación subjetiva de la situación traumática que provocó la crisis: temor a abandonar un vínculo, temor a asumir una responsabilidad, temores ante la sexualidad, agresividad encubierta y posible sentimiento de culpa.   

Génesis del sentimiento de control/descontrol de la angustia

Un infante puede haber tenido experiencias traumáticas de enorme sufrimiento pero si existió una persona que vino en su auxilio y que contribuyó a que se calmase  lo que queda inscrito es "va a venir alguien y me va a calmar" o “con ayuda se puede”
Pero, ¿Y si alguien ha tenido la experiencia de que estaba angustiado y venían y le pegaban o no le prestaban atención, y como lloraba, más le pegaban o no había respuesta al llanto?  El mensaje es que la angustia es peligrosa, que ahí donde hay una necesidad, nada se puede hacer para satisfacerla. La angustia actúa como señal de conflicto, de falta de reconocimiento y sostén de los padres: si algo era necesario era alojar, dar lugar, respetar este sentir, en vez de rechazarlo.

3. Definición de Crisis

El término crisis proviene del griego “krisis”, que significa separar o decidir. Por lo tanto crisis puede significar algo que se rompe y que por ende, requiere de análisis: la crisis nos obliga a pensar, a pensar sobre que estamos haciendo, siendo y queriendo.

Dado que el ser humano realiza su desarrollo interno para superar  aquello que le  provoca sufrimiento o dolor, la crisis se vuelve una oportunidad única para modificarse a si  mismo.

Una crisis viene a decirnos que la persona en cuestión se encontró con un cambio interno o externo para el cual no estaba preparada. Al no estar preparada, no puede dar respuesta a sus necesidades que “colapsan en la crisis”. Entre las situaciones externas que pueden provocar una crisis cabe mencionar: una perdida (de todo tipo), una enfermedad grave o la muerte de un ser querido. Para que una situación externa produzca una crisis, debe haber un componente interno que posibilite la emergencia de la crisis.

Los cambios internos mas comunes  propiciadores de una crisis son: algún déficit en el cuidado que recibimos de pequeños, el natural desarrollo psicofísico de la adolescencia y de adultos, algún cambio externo que el sujeto, “empapado” en algún  conflicto interno no resuelto, se ve imposibilitado de superar.

Una crisis puede arrastrarnos a fenómenos de estrés, miedo y depresión

4. Tratamiento

Mutua influencia entre el inconsciente y la conciencia

La terapia psicoanalítica actúa en un doble nivel: modifica la conciencia a través de las interpretaciones (y otro tipo de intervenciones) y actúa directamente sobre el inconsciente a través de transformar las relaciones internas de objeto mediante  el vínculo terapéutico. Que esté subordinada al inconsciente, que sufra los efectos de fuerzas que desconoce, no está en contradicción con que también influencia al inconsciente desde su conciencia. No se debe descartar la utilización de fármacos para facilitar el tratamiento verbal.

Focos de la acción terapéutica: el sentimiento de self en control


Causas de la angustia, por un lado,  y reacción ante la angustia, son dos direcciones del trabajo terapéutico en los trastornos de pánico... Se trata de elaborar los conflictos intrapsíquicos e interpersonales, los eventos traumáticos, los fenómenos de déficit, los rasgos caracterológicos.

Otro de los propósitos del proceso terapéutico, es el desarrollo de recursos para enfrentar la angustia: por ejemplo, la potenciación del sentimiento de previsibilidad, la elaboración de la angustia favoreciendo su reducción gradual. 

Este tipo de problemáticas se puede abordar desde distintos tipos de intervenciones:

  • Se le hacen vivir experiencias corporales -bajar y subir bruscamente la cabeza, por ejemplo- que reproducen los síntomas biológicos de la angustia ( "exposición interoceptiva )
  •  "exposición" a las situaciones temidas
  • Trabajar sobre la representación de si mismo que tiene la persona, que suele haberse  detenido en un momento evolutivo anterior o haberse cristalizado luego de una experiencia traumática previa (por ejemplo: una situación en la que se sintió plenamente impotente). Esta representación de si mismo “desactualizada” suele provocar la emergencia de conflictos vinculares que parecen insolubles. El discurso de los padres habitualmente tiene fuerte influencia en este tipo de cuadros.
  • Apuntar a descubrir  su lugar familiar y las funciones realizadas en su sistema familiar que probablemente ya no se correspondan con sus necesidades o crecimiento. Junto a este descubrimiento, se estimula el fortalecimiento de los lazos familiares y se estimula en determinados casos “el estar acompañado”.

   .  Un tratamiento adecuado para la angustia no debe cerrarse, dadas las características particulares del caso, a una consulta interdisciplinaria:

  • Un equipo médico
  • tratamiento farmacológico
  • Un equipo de psicólogos
  • Asistentes sociales
  • Acompañamiento terapéutico

Sin embargo, en la mayoría de dispositivos clínicos no se aborda de esta manera.
Dentro del espectro de marcos teóricos para los tratamientos de la angustia, cabe mencionar:

  • Reaprendizaje de conductas (abordaje cognitivo)
  • Abordaje familiar (terapias sistémicas): es importante ubicar la forma en que se desarrollo en el seno familiar, y la función que cumple en este sistema.
  • Terapia psicoanalítica, en donde se busca conocer las condiciones de producción de la angustia.
  • Bioenergéticas (ejercicios de respiración y otros).
  • Psicodramáticas (técnicas expresivas representacionales con base psicoanalítica).
  • Técnicas de expresión plástica.

Los ataques de pánico constituyen un ejemplo donde puede verse un elevado monto de angustia causado por un objeto desconocido.

Es de vital importancia alimentarse adecuadamente cuando se presentan alguno de estos cuadros:
Tomar calcio, proteínas (quelata), malato de citrulina(2 gr dos veces por día), magnesio, vitamina B1 (tiamina, 100 mg/día), vitamina B3, vitamina B6 (piridoxina, 20 a 30 mg dos veces por día), L-tirosina (si no se padece  hipertensión).

Vitamina C:


Su falta conduce a una sensación de fatiga, cansancio y hasta cierto sentimiento de tristeza.

5. ¿Cómo superar una Crisis?

1. Afrontar adecuadamente situaciones difíciles y estresantes. Saber pedir ayuda cuando es necesario, etc.
2. Estas personas siempre están ocupados y no tienen tiempo para ellos mismos, o anteponen las necesidades de otros a las suyas. Es importante encontrar un equilibrio entre sus actividades y sus necesidades de descanso.
3. Desmitificar, cuestionar el modo de significar su realidad que les lleva a convivir con una especie de expectativa constante de que algo malo sucederá. Se vuelve muy importante para ello trabajar sobre el lugar  familiar ocupado (sobre la posible falta de amor), elaborar el modo de vincularse con la sexualidad y con los límites e incluso con la muerte.
4. Favorecer la formación de identificaciones que fortalezcan al yo, como medio de favorecer un autentico desarrollo interior a la hora de dar respuesta a la tensión vivida.

¿Qué hacer?

Antes de sugerir una serie posibles acciones o actitudes que pueden facilitar, sobrellevar un momento de tensión o crisis, es importante mencionar que cualquiera de estas sugerencias solo puede ser llevada adecuadamente en el marco de un tratamiento terapéutico o la guía de una persona que conozca la aplicación correcta de estas técnicas. En la practica usted puede realizarlas, pero probablemente, si las realiza “por su cuenta”, no obtendrá los resultados buscados.

Antes de que llegue una crisis o momento de tensión, usted puede realizar afirmaciones como:

-Esto se llama tener pensamiento catastrófico; esto se llama tener ansiedad. Esto le permitirá controlar los pensamientos.   
-Controlar la respiración: para poder aplicar una técnica de este tipo, es importante realizar los ejercicios de respiración en momentos anteriores a la crisis.
La respiración debe ser profunda, la exhalación debe ser profunda tanto como la inhalación. El aire debe llenar  la parte baja de los pulmones, es decir, que lo que debe moverse es el estomago al  respirar, no el pecho.  Toma aire lentamente, llena los pulmones, lo retienes un momento así (3 a 4 ser; 8 a 10 seg si tienes la crisis o como mas cómodo te sientas) y lo expulsas lentamente hasta vaciar los pulmones. Recuerda que es recomendable hacerlo en momentos fuera de la crisis para que en el momento de la crisis sea más fácil.    

Relajación: Cada cual conoce aquello que lo relaja…Se trata de usar activamente esas maneras que espontáneamente uno ya conoce. Sino, puedes obtener mucha información en las páginas de internet.  Requiere un tiempo de práctica, pero es muy útil.
Otras opciones es hacer yoga o deportes.


Concentrarse: concentrarte en tu trabajo, hacer algo que te agrade, llamar a un amigo que hace tiempo que no le hablas, suele facilitar la desaparición de los síntomas…entonces no puede ser tan grave…una enfermedad grave no se aliviaría solo de esta manera.   

Si ya ha empezado la crisis, solo déjala pasar sin alimentar los pensamientos que la traen.

 

6. Sensaciones temidas en una crisis y su explicación real

- MAREOS: Producido por la tensión de cervicales que disminuye el aporte de sangre bien oxigenada al cerebro.

- SENSACIÓN DE FALTA DE AIRE: Producida por el aumento de oxígeno en la sangre causada por la hiperventilación.

- TAQUICARDIA, PALPITACIONES: Cuando percibimos un peligro, real o imaginario, el corazón responde de esta manera.

- HORMIGUEO EN LAS MANOS O BOCA, PÉRDIDA DE SENSIBILIDAD, PALIDEZ: Los mecanismos fisiológicos para mejorar la respuesta del organismo ante una situación de peligro, hace que la afluencia de sangre sea mayor en los lugares donde puede ser más necesaria, dejando al resto del cuerpo con una deficiente irrigación.

- OPRESIÓN, DOLOR O PINCHAZOS EN EL PECHO. DOLOR EN BRAZO IZQUIERDO: Producida por la tensión de los músculos intercostales provocada por la hiperventilación o por mantener los pulmones demasiado llenos.  También pueden ser provocados por contracturas  cervicales o dorsales que transmiten  el dolor a esas zonas.

- PERCIBIR LAS COSAS DE FORMA EXTRAÑA: Disminución de oxígeno en determinadas zonas del cerebro por la hiperventilación. 

- TEMBLOR, PINCHAZOS, PARESTESIAS: Provocadas por tensión muscular excesiva .
- OLEADAS DE CALOR O ESCALOFRIOS:  Cambios naturales en el cuerpo, efectos del cuadro fisiológico.

- BOCA SECA: suele estar vinculada a la hiperventilación

- Otras sensaciones: nauseas, desvanecimiento, despersonalización, sensación de irrealidad o como si se estuviera fuera de la situación, sensación de perder el control o volverse loco, miedos a enfermedades orgánicas ( en particular a sufrir un infarto o a morir)

MIEDO AL MIEDO

El paciente se autoobserva  y detecta cambios mínimos producidos en su actividad fisiológica, interpretándolos como algo peligroso (un infarto, locura, perder el control...), iniciándose así el circulo del pánico.

En la agorafobia, este miedo al miedo impide la exposición y fomenta la evitación de situaciones.  
La ansiedad no aparece solamente al exponerse a las situaciones evitadas o temidas, sino, y sobre todo,  al anticipar éstas. Sólo al pensar que debe ir a un sitio determinado, el paciente empieza a sentir las sensaciones temidas,  las  interpreta como que puede ocurrirle algo “peor”, y decide evitar la situación para evitar  “lo peor” …un circulo vicioso que cada vez lo debilita más.

 



Copyright2005. Psicólogos Psiquiatras Buenos Aires.(011)4523-9207/15-5849-7837 info@anteroos.com.ar . Avalos 2153 6ª D. CABA